¿QUÉ TE DUELE GARETH?

Oriundo de Cardiff (Gales) nacido el 16 de Julio de 1989, fichado a golpe de talonario por Florentino Pérez del Tottenham Hotspurs por 100M.-€ el verano de 2013, proveniente de la Premier League inglesa, donde además fue MVP de la misma su último año. Comenzó de lateral largo o carrilero izquierdo, debido a su portentosa carrera que le permitía recorrer toda la banda, subiendo a posiciones más adelantadas poco a poco, hasta que Villas Boas en su última campaña en inglaterra, lo situó por detrás del ‘9’, en esa línea de 3 de aquel 4-2-3-1, donde tenía libertad de movimientos y demostró que era un fuera de serie. Con sólo 23 años parecía tener el mundo a sus pies y nadie sabía donde estaba su techo.

Pero la vida da muchas vueltas y nos preguntamos ¿Qué pasa con Bale? ¿Qué te duele Gareth? ¿Dónde ha quedado la progresión de la nueva estrella del planeta fútbol? Incógnitas sin respuesta, que plantearemos en este artículo.

Podríamos decir que el primer año en el Real Madrid de Bale, fue correcto. Pese a ser el jugador más caro de la historia del club blanco, se entendía que un chico de su edad proveniente de las islas, necesitaría un periodo de adaptación a un club de tal embergadura, al cambio de cultura del país, al fútbol menos directo y más técnico que se juega en España, al idioma o a saber que sería una estrella más del firmamento merengue, por detrás del astro Ronaldo, entre otras cosas. Aceptable pues el primer curso, donde jugó 44 partidos entre Copa del Rey, Liga y Champions League, con 17 asistencias y 22 goles (promediando una nada desdeñable cifra de 0,5 goles por encuentro). Autor del gol que dio la Copa contra el Barça y del segundo gol en la “décima” en Lisboa. Se presupone que dado el talento excepcional del galés y después de su primera campaña, la segunda fuera la de su confirmación y eclosión absoluta. Todos esperábamos un rendimiento in crescendo, que siguiera preparándose para ser el líder del club madrileño después de Cristiano. Pero ¡cáspita! ¿Qué pasa con Bale? Su segundo año en la entidad castellana es mucho peor que el primero, dejando posos de acritud en la afición del Bernabéu, la cual llega incluso a pitar su mediocre juego y siendo señalado en el campo por su compañero e ídolo “merengue”, Critiano Ronaldo, por su falta de solidaridad y excesivo individualismo. Jugó 48 partidos, dio 12 pases de gol y anoto 17 tantos, bajando su promedio a 0,35. Mala temporada, máxime teniendo en cuenta que ya no era un recién llegado y que es el que más cobra de la plantilla (10M) por encima de emblemas como Ramos y sólo por detrás de Cristiano.

bale    bale1

De este modo llegamos al presente, podría haber escrito estas letras la pasada campaña, una vez visto el bajo rendimiento de Bale, pero he preferido reservarme hasta que viendo la pretemporada del Real, ya no he podido más. El presidente lo mima y apoya como nadie, habló con Benítez nada más llegar, porque entendía que la principal premisa este año era recuperar a Gareth para la causa (100M invertidos en un jugador, deben dar rédito, sino mal asunto). El entrenador lo visita en vacaciones de modo particular, para animarlo y explicarle que dentro de su organigrama, será una pieza clave, dándole “galones” y expresándole que espera mucho de él. En estas, entre tanto cariño del presidente y tanto agasajo del entrenador, parece que se apuesta más por Bale que por Ronaldo, en el futuro inmediato del club (con el consiguiente ataque de celos del portugués). Pues bien, ni con esas. Después de 4 partidos de pretemporada, dándole un papel más importante dentro del esquema táctico, dejándole libertad de movimientos, ubicándolo por detrás del delantero centro y en banda izquierda o dejándole lanzar faltas, la vida sigue igual (o peor). Porque los que hemos seguido al galés desde la Premier, creíamos en él ciegamente y queríamos correr un tupido velo por lo de la temporada pasada, pero empezamos a tener serias dudas con el futbolista. Es incomprensible ver un jugador de su nivel, tan fuera de lugar. Impreciso, desubicado, desangelado, sin mordiente, torpe, desafinado, sin polvora y capaz de sacar de quicio a la parroquia merengue. Se le presupone un crack, costó 100M de euros y no se puede permitir un nivel tan deplorable a un deportista con las credenciales y el precio del británico. Esto sólo acaba de empezar y lo lógico sería que Bale recondujera la situación, siendo un jugador importante dentro del Madrid esta nueva campaña. Pero no puedo evitar asombrarme y sentirme defraudado por el nivel que está exhibiendo el futbolista y personalmente no apuesto por él a día de hoy. Como siempre, el tiempo dirá, pero ya se aceptan apuestas.

Gracias y un saludo!