FINALÍSIMA

He sido el primer detractor de esta edición de la Copa América, pero eso no quita que mi condición de “enfermo” futbolero, me haya hecho seguirla de todos modos. Hoy es la final, por lo tanto haremos la previa que se merece.

Sigo pensando que el nivel del torneo deja mucho que desear; ha sido lamentable ver una Uruguay sin Suárez, un México con suplentes, una Colombia sin timón en medio campo, un Brasil donde la vergüenza ya no es extraña (esto merece un artículo aparte) o un Chile sin centrales y con la media de estatura más baja del torneo (casi “liliputienses”, teniendo a Enzo Roco o Igor Lichnovsky en la recámara, olvidados por Sampaoli). Aparte de experimentos como quitar la prórroga, hecho que confirma que la Copa América es un torneo menor a día de hoy. ¿Alguien piensa que en una Eurocopa o un Mundial, se harían ese tipo de pruebas? Francamente, no lo creo.

Por suerte llegan los mejores equipos de la competición, así pues dentro de las “taras” del torneo, gozaremos de una final fabulosa. La Argentina repleta de cracks del “Tata” Martino, contra la Chile de Sampaoli, con el mejor estilo futbolístico de su historia y la mejor generación de futbolistas vista en el país andino.

Chile juega en casa y tiene una deuda histórica consigo misma y su gente. Esto es un arma de doble filo, puesto que estarán hiper motivados, pero sentirán la presión de vencer de una vez por todas en un gran torneo de naciones, jugado además en casa. Tienen un estilo atrevido, atractivo y ofensivo, donde el espectador puede disfrutar del juego. Su defensa es el talón de “Aquiles”, pues no tienen altura, no están acostumbrados a defender ya que presionan muy arriba y tienen centrocampistas reconvertidos en libres como Medel, que se les nota fuera de lugar en la faceta de centrales. Todo ello hace que Bravo (estupendo guardameta) falle por arriba, ya que no confía en la embergadura de sus compañeros y siente que debe bloquear él sólo, el juego aéreo rival. Por contra, gozaremos de la magia de Valdivia, el despliegue físico de Vidal, las llegadas de Isla, el ‘tempo’ de Aranguiz, el gol de Vargas y la extraordinaria categoría de Alexis Sánchez (los que lo critican, deberían recordar que lleva todo el año corriendo y siendo el mejor del Arsenal, en la liga más exigente del mundo). Tener la pelota será clave y tratar de jugar en campo contrario, si Chile consigue estas premisas, tendrá opciones en la final.

Argentina siempre será Argentina, un conglomerado de figuras que jamás tendrá fin. Exporta tanto jugador que sólo se podría comparar con la Coca Cola, reconocida en los más recónditos rincones de los cinco continentes. En defensa han logrado una consistencia fantástica con Romero, Garay demostrando que es toda una garantía y Otamendi reivindicado que es uno de los mejores centrales del mundo. La medular siempre está bien cubierta por Mascherano, recuperamos el mejor nivel de Pastore (brillante futbolista cuando quiere) Di María en su faceta de “jugón” impertinente, Agüero con su rol desequilibrante y goleador, y el mejor Messi jamás visto, ‘Maradonea’ y golea, un híbrido que conjuga a Maradona y Batistuta, ‘Marastuta’. Sin duda los argentinos son favoritos, con el ‘Tata’ intentan tener una propuesta de juego, donde quieren sentirse protagonistas con el balón en su poder y presionando arriba. Pero si eso falla, nada mejor que tener a varios de los mejores futbolistas del planeta a tu servicio, ya que hasta en un mal partido, Di María, Agüero o Messi, te dan un extra más que los demás no tienen.

En definitiva, esperamos disfrutar enormemente con esta final, gracias a que han llegado felizmente los mejores combinados nacionales de Sudamérica en este instante. Además de ser selecciones que miran al arco contrario y no especulan, con lo cual nos frotamos las manos esperando un duelo ofensivo y divertido para el espectador. Sea pues, y que todos lo veamos.

chiarg chiarg1 chiarg2

Un saludo!
Dr. Gaete